TERAPIA SISTÉMICA

TERAPIA SISTÉMICA

La terapia Sistémica comprende al ser humano como un sistema biológico, psicológico y social, que está en constante interacción con sistemas más amplios como: su familia, pareja, comunidad, y/o sociedad, relacionándose recíprocamente con cada uno de ellos, desde la co-determinación. Es decir un cambio en cualquiera de los sistemas incluido el individual, impacta en el resto de los sistemas más amplios y viceversa, por ejemplo: cuando trabajamos en psicoterapia con un sólo miembro de la pareja también podemos esperar un cambio en la manera que esa pareja tiene de relacionarse, en este sentido, si uno cambia, el otro recibirá dicha información y reacomodará su modo de relacionarse.


Por lo tanto, “el problema” que presenta un individuo se observa considerando el contexto en que se genera, por ejemplo: el diagnóstico de trastorno oposicionista desafiante en un niño, sólo describe su conducta, pero no ofrece una explicación del origen de sí misma. El análisis desde la mirada de este modelo, se centra en identificar los patrones disfuncionales dentro del comportamiento familiar, para así redirigir esos patrones de comportamiento directamente.


Por ejemplo: El niño que presenta una conducta disruptiva, desde este modelo, no se ve aisladamente como un “niño problema”, sino que se observa la función que tiene este síntoma (la conducta disruptiva) para este sistema familiar, muchas veces evidenciando que es un intento inconsciente del niño por unir a sus padres, cuando estos se distancian como pareja.


Este terapia es pionera en terapia de pareja y terapia familiar, teniendo también tiene excelentes resultados en terapia individual. Las sesiones son semanales, y es conversacional.


Cuando conversamos, entrelazamos lenguaje y emociones, nos retroalimentamos de otros puntos de vista, incluyendo información novedosa no sólo a nivel de pensamiento sino también emocional y corporal, que nos invita a salir de la explicación dolorosa que nos llevó a consultar, lo anterior propone caminos alternativos a la visión de túnel que teníamos en un principio. El nuevo camino explicativo, mueve las redes de creencias, a su vez las emociones que disponen a un abanico más amplio de dominios de acción, y a su vez modifica la organización interna del sistema, para salir del sufrimiento.